Por qué es importante la escuela de espalda

Las largas jornadas de trabajo realizando esfuerzos físicos pueden terminar ocasionando dolores acusados de espalda, pero también estar sentados frente al ordenador sin el asiento adecuado o forzando posturas erróneas.

Las labores domésticas, largas jornadas al volante o lesiones ocasionadas por esfuerzos puntuales, derivan en dolencias, molestias y constantes quejas por falta de descanso debido al dolor. Y además de aliviar procesos ya desencadenados, los monitores y especialistas en fisioterapia, establecen dinámicas de ejercicios y posturas tendentes a la prevención: se trata de la escuela de espalda.

 

En los países industrializados, se dice que el 80% de la población padece alguna patología o dolencia de la columna vertebral. Los hábitos posturales y las obligadas jornadas laborales ejerciendo movimientos repetitivos y constantes, influyen tarde o temprano en algún desorden relacionado con las vértebras que recorren el centro motor del cuerpo. Por eso muchas personas acuden con problemas de lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, artrosis, escoliosis, contracturas y hernias discales entre otras afecciones que afectan a la columna vertebral.

 

El objetivo es aprender a corregir las rutinas posturales y sustituirlas adecuadamente, fortaleciendo mediante ejercicios los músculos de la espalda y también los abdominales, algo que mejora la propia concepción de los gestos corporales involuntarios cuando trabajamos, conducimos o realizamos un esfuerzo físico constante o puntual.

 

Eliminar la rigidez, lograr flexibilidad y aumentar el autocontrol de los movimientos para evitar daños en la columna vertebral y el consiguiente pequeño o gran sufrimiento que impide hasta el descanso completo.

Y como la finalidad continúa siendo reducir las molestias y aumentar la calidad de vida de los pacientes, con lesiones o no pero en previsión de las mismas, la escuela para la espalda tiene muchos adeptos y seguidores actualmente.

 

Por eso proliferan estas unidades del dolor incluso en las aseguradoras como parte de su plan de choque contra las lesiones derivadas del trabajo. Tanto las mutualidades creadas por las asociaciones patronales y de trabajadores como en las instituciones de seguros con productos de salud, ofrece a sus clientes unidades de terapia de espalda y son muy bien acogidas.

 

En ellas se ejecutan tablas de ejercicios y en algunos centros también se llevan a cabo en piscina como parte de la terapia. Mediante programas adaptados a determinadas dolencias como lumbalgias, cervicalgias o artrosis, los fisioterapeutas emplean pequeño equipamiento que va desde el utilizado en pilates como balones, foams o rollers hasta los estiramientos en suelo y otros equipamientos de pared.

La escuela de espalda admite público de todas las edades como lo hace un gimnasio o centro deportivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *